Público: define a quién le hablas en 4 pasos



Las reglas de la comunicación cambiaron en los últimos años: hoy dirigimos nuestros mensajes a nichos cada vez más específicos, evitando así malgastar esfuerzos en públicos que no nos interesan.


La clave es la segmentación exhaustiva: definir de forma precisa quién es tu público te ayudará a construir tu mensaje a la medida de sus gustos y hábitos para hacérselos llegar de forma efectiva.

Pero, ¿Cómo definir a este público? ¿Cómo saber quién estaría potencialmente interesado/a en tu marca, tu misión o tu propuesta de valor? En estos 4 pasos te contaremos cómo hacerlo:


1. Perfil demográfico: el punto de partida


En principio debes describir demográficamente a tu público objetivo: género, edad, país donde viven, ciudad, idioma, etc. Estos datos son el primer paso para construir un perfil mucho más detallado de la persona a la cual te diriges.


2 . Todo muy lindo pero, ¿de dónde obtengo la información?



En este sentido hay dos caminos: puede ser que ya cuentes con esta información como puede que tengas que ir construyéndola en base a presunciones e ir testeando en la práctica si eran o no correctas.


En caso de que tu organización ya cuente con canales de comunicación establecidos deberás analizar la información de audiencia de tus perfiles de redes sociales, las analíticas de tráfico en el sitio web y la base de datos (sea cual sea su soporte).


En caso contrario, si tu organización está recién comenzando, deberás imaginar el perfil de los/las potenciales interesados/as. Una vez que lo tengas, continúa con los siguientes pasos y en base a los resultados que vayas teniendo en tus comunicaciones podrás comprobar si estabas en lo cierto o si debes regresar a este punto para revisar tu definición de público.


3 . Protopersona: Poniéndole cara al dato



Una vez que tengas las características demográficas de tu público debes pasar a describir de forma más detallada cómo se comporta esa persona: su personalidad, sus intereses, qué la moviliza, sus hábitos, sus gustos, etc.


Una técnica muy útil es la del armado de Protopersonas que consiste en detallar toda esta información de.un virtual representante de tu público objetivo. Es importante hacer énfasis en la palabra “virtual” ya que es una representación ficticia, pero que actúa como modelo de la realidad.


Debes armar cuatro cuadrantes sobre los que volcarás la siguiente información sobre tu protopersona:


  • Biografía y Foto: Ponle un nombre y haz un breve descripción de la persona.

  • Información demográfica (que ya la habrás recolectado en el paso anterior)

  • Comportamientos: ¿Qué hace cada día? ¿cómo se informa? ¿en qué horarios? ¿qué tipos de contenidos prefiere?

  • Necesidades y Objetivos: A nivel bien general, enumera todos los que se te ocurran.

Idealmente el armado de protopersonas debe basarse en trabajo de investigación: buscar casos de quienes cumplan con las características de tu público objetivo y entenderlas en profundidad. En caso de que no cuentes con el tiempo ni los recursos puedes armarlas tomando como punto de partida tu experiencia o pequeñas encuestas a conocidos que cumplan con las características de tu público.


4. Ya sé a quién le hablo, ¿ahora?


Con toda esta información recolectada podrás dirigirte a tu público objetivo de forma mucho más efectiva. Si sabes a quién le hablas podrás construir tu mensaje de forma de captar su interés, así como elegir los mejores canales, horarios y tácticas de comunicarte con ellos/as.


El armado de tu protopersona es la base sobre la cual construir tu estrategia de comunicación.
0 vistas

Tenemos un Kit de bienvenida para tí

¿a qué correo lo enviamos? :)

Argentina

México

LATAM

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco