Google: ¿Por qué estoy en esa posición?



Todos queremos aparecer en la primera página de resultados de Google, ya sea a través del posicionamiento orgánico (SEO) o pago (SEM). Sin embargo, esto es un trabajo complejo y que lleva su tiempo, ya que estamos compitiendo con millones de resultados posibles para un mismo término.


En esta nota explicaremos cómo funciona el motor de búsqueda de Google y cómo puedes empezar a trabajar para tener un mejor posicionamiento.


Tipos de resultados


Cuándo alguien hace una búsqueda, Google presenta los resultados separados en dos categorías: los pagos y los orgánicos.


Resultados Pagos

Estos con los primeros resultados que suelen aparecer. Son los están señalados con una etiqueta que dice “Anuncio” en verde y corresponden a los resultados pagados, es decir, los anuncios. Estos resultados provienen del programa de Google Ads, el programa de anuncios de Google.



Google Ads tiene un programa para organizaciones sin fines de lucro en el cual les otorga U$S 10.000 de publicidad gratuita en motores de búsqueda. Para saber cómo aplicar haz click aquí.


Resultados Orgánicos

Luego vienen los resultados orgánicos, cuyo posicionamiento es determinado por el algoritmo de Google y depende de variables como las palabras claves, la optimización del sitio para el posicionamiento, la ubicación de la búsqueda, etc. Además, la búsqueda es personalizada para cada usuario.


Esto significa que a una persona en Perú, la búsqueda “comprar leche online” tendrá resultados distintos que la misma búsqueda realizada Chile. Lo mismo ocurre incluso pasar entre dos personas que están en la misma ciudad, pero que tengan un historial de búsquedas o comportamiento en internet distintos.


Estructura del resultado


Los resultados de Google siguen una estructura y tienen tres elementos: Título, Meta descripción y URL.



Título

Es el primer elemento en el resultado y de mucha importancia para el posicionamiento y para el CTR (Click Through Rate). Para tener un buen posicionamiento, se aconseja el uso de las palabras claves más importantes, es decir, las palabras a través de las cuales, quieres que la gente te encuentre. A la vez, es importante que te caracteriza como organización y que llame la atención, para mejorar el CTR, la porcentaje que mirando tu Título, hace click en tu página. El título no deberá tener más de 65 caracteres.


URL

Es la dirección de tu contenido. Es tenido en consideración por Google para el posicionamiento, por lo que se deben usar palabras clave. Cuando, por ejemplo, subes un archivo, es aconsejable que el nombre del archivo contenga las palabras clave. Es decir, es preferible tener un agencia-comunicacion.la que un jsafasf.la.


Meta Descripción

Aún si Google no la usa para definir el posicionamiento, es importante porque es lo que el usuario ve y donde va a ir a buscar más información que no encuentre en el título.


Tener una buena descripción atractiva hace que más gente termine haciendo clic en tu sitio, aumentando, de ese modo, el Click Through Rate, que tiene un impacto directo en el SEO.



Por otro lado, las palabras que están en la descripción que coincidan con la búsqueda, son resaltadas en negrita, por lo que llaman la atención del usuario. No se deben usar más de 156 caracteres.


Nota: La información presentada no siempre se corresponde con la meta descripción, ya que Google intenta mostrar el contenido que piensa que más le va a interesar al usuario. Si Google considera que hay contenido en el interior del sitio que le interesará más al usuario que la meta descripción, mostrará ese texto.

Última consideración…


Cuando alguien hace una búsqueda, Google no investiga en todo el contenido de la web en ese instante.


El proceso es el siguiente: Google tiene sus robots, los Googlebots, que van haciendo constantemente rastreos de toda la internet, almacenando datos en sus servidores. A esta información se la llama caché.


Cuando alguien hace una búsqueda, simplemente busca la información en su caché. Esto hace la búsqueda sea más rápida. Sin embargo, hace también que lo que aparece en Google no siempre coincida con lo que tienes en tu sitio, ya que puede pasar que la última vez que Google haya almacenado la información de tu sitio, no coincida con la fecha de tus últimas modificaciones.


Puedes saber si la información que está en el caché de Google está actualizada cuándo haces una búsqueda en Google, haciendo clic en la fecha al costado de la URL que aparece a verde, y eligiendo la opción “en Caché”.
0 vistas

Tenemos un Kit de bienvenida para tí

¿a qué correo lo enviamos? :)

Argentina

México

LATAM

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco