Evitá estos 3 errores al fijar tus precios

¿Fijar tus precios es un dolor de cabeza y una tormenta de dudas?


Ya va siendo tiempo de poner este tema sobre la mesa porque una estrategia de precios robusta es una pieza clave de toda marca poderosa.


Sabemos por experiencia que es una tarea bastante sensible porque - por un lado - no querés cobrar un precio demasiado alto que genere una baja en tus ventas, pero tampoco querés irte al extremo contrario.


En esta nota te compartimos cuáles son los 3 errores que te recomendamos evitar para crear la estrategia de precios perfecta.



No te bases únicamente en la competencia

Aún si es importante entender qué otras ofertas existen, basar tu estrategia en los precios de la competencia puede ser peligroso.


No te preocupes solo por ser la opción más barata, sino en encontrar tu diferencial, eso que hace única a tu propuesta.


No dejes que las inseguridades te marquen el camino

El miedo es mal consejero porque, en la mayoría de los casos, te hará bajar tus precios.


Trabajá en nutrir tu confianza y la de tu negocio, para que seas capaz de ponerle un precio justo, ¡siempre!.


Recordá cuál es la transformación que ofrecés

A la hora de establecer tus precios, no pienses únicamente en el costo de cada producto o servicio.


Sumale un tercer factor a la ecuación: ¿qué estás ofreciendo realmente? ¿qué cambio experimentan tus clientes? ¿cuál es el valor que tus clientes perciben?


Cuando tu estrategia de precios está basada en beneficios (y las características pasan a un segundo plano), comenzarás a notar mejoras en tu camino.


Y ahora, sin miedo, ¿te animás a repasar tu pirámide precios?


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo