¿Cómo crear una planificación que convierta?

Tu planificación de contenidos y tu estrategia de ventas pueden, ¡y deberían!, ir por el mismo carril. Esto hará que las acciones estén en armonía, se potencien unas a las otras y evites caer en el famoso "¿qué puedo publicar hoy?".


Te invitamos a descubrir la magia de crear una planificación anual que tenga como norte los objetivos de tu marca. La claridad multiplicará las conversiones, ¿querés descubrir cómo?


¿Por qué es importante planificar?

La planificación es la piedra angular para una marca sólida que avance con certeza.


Te ayudará a:


  • Ahorrar tiempo: Ya tendrás de antemano un plan de acción y no estarás en el día a día buscando inventar la pólvora, invirtiendo horas buscando inspiración porque no sabés que publicar.


  • Dar coherencia a tu marca: El tener una hoja de ruta, dará mayor coherencia a todos los eventos de comunicación de tu negocio. Si tenés los objetivos definidos de antemano, todas las acciones irán en la misma dirección, lo cual hará que se potencien entre sí.


  • Caminar con un norte claro: Contarás con un camino trazado, con el cual será más certero entender cómo pueden convivir los diferentes lanzamientos o momentos clave de tu marca para que los resultados se multipliquen.

¿Cómo iniciar tu plan anual?

Primero lo primero. Agarrá un calendario y concentrate en el lapso de acá a 12 meses. ¿Estás leyendo esto a mitad de año y pensás que es mejor dejarlo para enero?


Cualquier momento es perfecto para iniciar la planificación de tu negocio, podés arrancar ahora y aprovechar el fin de año para revisarla y ajustar. No hay una única fórmula mágica, lo importante es encontrar la que mejor funcione con los tiempos propios de tu marca.


1. Marcá los lanzamientos que tengas planeados

Los lanzamientos son esos momentos clave en los cuales tu comunicación estará enfocada en vender ciertos productos o servicios.


Muchas marcas optan por esta estrategia de no tener siempre abierta la venta de todo lo que ofrecen porque ayuda a guiar toda la atención hacia una única oferta y a jugar con el factor urgencia / escasez.